Richalieu de francia

Compartelo con tus amistades


LA FRANCIA DE RICHELIEU

Tras el atentado mortal contra Enrique IV en mayo de 1610, el trono francés fue ocupado por su hijo Luis XIII, que por aquel entonces contaba con tan solo nueve años, por lo que la regencia fue asumida por su madre, María de Médicis, hasta que Luis pudo asumir los plenos poderes (lo que sucedió en 1617). En 1624, la reina madre consiguió aupar a Richelieu hasta el Consejo del rey, donde rápidamente se ganó la total confianza del joven Luis XIII, quien delegó en el cardenal el gobierno del país. 

Richelieu gobernó Francia a lo largo de veinte años, y durante su administración consiguió sentar las bases del sistema absolutista, que posteriormente desarrollaría el cardenal Mazarino (sucesor de Richelieu como primer ministro) y, después, implementaría Luis XIV de Francia, “el Rey Sol”. A la vez, también procuró imponer la autoridad real a los poderes fuertes del país, lo que consiguió a través de la concesión de importantes privilegios a los nobles más influyentes a cambio de su exclusión de las decisiones políticas. Además el cardenal participó activamente en todos los ámbitos del país, ya fuesen culturales, económicos o religiosos. 
En el terreno cultural destaca la creación de la Academia Francesa en 1635, cuya función principal fue (y es) la de dotar de reglas (ortográficas y gramaticales) a la lengua francesa, con lo que pronto se inició la creación de un diccionario y una gramática. En el terreno económico creó varias compañías de comercio exterior, tanto para favorecer la economía como para sustentar el poder de la monarquía francesa. 
En el terreno religioso prosiguió su lucha contra el protestantismo, aunque ello no le impidió, por ejemplo, enfrentarse con países católicos, como España. Defendió la tolerancia, si bien desmanteló al mismo tiempo todo enclave militar de los hugonotes (el último fue el de La Rochelle, conquistado en 1628) e incrementó el control sobre la Iglesia gala.
El Palacio Real de París tiene la peculiaridad de que no se construyó como residencia para los reyes, sino para el cardenal Richelieu.

Una de las innovaciones más significativas introducidas por el cardenal Richelieu fue la de los intendentes. Eran funcionarios directamente nombrados por el rey, que tenían como misión la administración de una provincia con amplios poderes para el control del orden público, la administración de justicia y la gestión financiera (recaudación de impuestos). En su diseño absolutista Luis XIV creó un cuerpo de intendentes fieles a la monarquía, escogidos entre los miembros de la burguesía y la baja nobleza, que poco a poco ocuparon el lugar de la aristocracia local en el gobiern.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com