Enchufes rápidos canalización de instalaciones.

Compartelo con tus amistades

Enchufes rápidos instalaciones

En sistemas o instalaciones que requieran conexiones y desconexiones muy frecuentes, en tomas de alimentación de red, en circuitos de prueba, etc., se suelen emplear enchufes rápidos, cuya construcción y simbología CETOP.

Resultado de imagen para instalaciones electricas

Al soltar la cabeza deslizante (3), volverá a su posición inicial por efecto del muelle (6), haciendo que las bolas (7) se alojen en la garganta (8) de la clavija, impidiendo así que ésta pueda desconectarse.

La junta tórica (9) impide las fugas de aire por el exterior de la clavija.

La parte posterior de la clavija (en este caso roscada) tendrá la forma según el tipo de recordaje a adaptar, al igual que la base del enchufe.

ACTUADORES NEUMÁTICOS    

La energía neumática se transforma por medio de cilindros en movimiento rectilíneo de vaivén y con motores neumáticos en movimiento de giro.

Los elementos neumáticos que trabajan en sentido longitudinal son:

Cilindros neumáticos. El accionamiento de estos cilindros se realiza mediante aire comprimido y el retorno se puede hacer mediante aire comprimido o bien con un muelle o cualquier otra causa externa. Según el procedimiento que se emplee para el retorno, los cilindros podemos dividirlos en dos grandes grupos:

  1. Cilindros de simple efecto.
  2. Cilindros de doble efecto.

Cilindros de simple efecto

Funcionamiento

El aire a presión en la entrada de la base del enchufe no puede circular en dirección de la salida, por cerrarle el paso el órgano móvil (1) mediante la junta tórica (2).

Previo desplazamiento de la cabeza deslizante (3), introducimos la clavija (4), que desplazará el órgano móvil estableciendo circulación de aire comprimido por los orificios (5), que en comunicación con el taladro de la clavija nos dará el aire comprimido en la salida.

En este tipo de cilindros el aire comprimido actúa en una sola de las cámaras para efectuar la carrera de trabajo.

El retorno se realiza mecánicamente, bien con un muelle interior o con una fuerza externa. Los más empleados son los de retorno por muelle.

Cuando el retorno se realiza por muelle no conviene que su carrera (desplazamiento longitudinal total del vástago del cilindro) exceda 2,5 veces el diámetro del émbolo.

En la figura 51 podemos ver un cilindro de simple efecto y la denominación de las partes que lo componen.

Esta limitación viene impuesta por la propia existencia del muelle, que reduce la carrera real del cilindro. La presión de retroceso es aproximadamente el 15% de la nominal del cilindro.

En estos cilindros hay que tener en cuenta que el esfuerzo que pueden realizar es menor al final de su carrera que al principio, pues a medida que avanza el vástago se va comprimiendo el muelle, teniendo que vencer una mayor fuerza antagonista del mismo.

Estos cilindros, salvo casos especiales, se realizan con diámetros pequeños y carreras cortas. Se utilizan generalmente para efectuar movimientos auxiliares en las automatizaciones, tales como sujeción, alimentación, expulsión, accionamiento de frenos, etc.

Simbología

En el diseño de circuitos, y según la función que vayan a cumplir, emplearemos líneas de fluido cuya simbología podemos apreciar en la figura.

Esta norma es aplicable a los circuitos neumáticos e hidráulicos. Para distinguir el que estas líneas pertenecen a circuitos hidráulicos o neumáticos se establecen unas cabezas de flecha que, según sean de color negro o blanco, nos indicarán que la línea de fluido corresponde a un circuito hidráulico o neumático, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *