El poderío de Carlos V

Compartelo con tus amistades

EL PODERÍO DE CARLOS V el soberano más poderoso de Europa

En 1519, LA ELECCIÓN COMO emperador de Carlos de Habsburgo, a la sazón rey de España, lo convirtió en Carlos V, el soberano más poderoso de Europa. Hijo de Felipe de Habsburgo (Felipe el Hermoso) y de Juana de Castilla (Juana la Loca), desde muy joven se halló al frente de un reino extensísimo: de la abuela paterna (María de Borgoña) heredó los Países Bajos, y del abuelo (Maximiliano de Habsburgo) Austria, Bohemia y Hungría; por parte materna (era nieto de los Reyes Católicos) le correspondieron la corona de España (con todas las posesiones americanas, que durante su mandato empezaron a reportar enormes riquezas) y el reino de Ñapóles.

A ello añadió Borgoña y el ducado de Milán, arrebatados a los franceses. Su sueño era construir un reino universal que, bajo la guía de España, uniese a todos los pueblos cristianos. No obstante, muchos frentes se lo impedirían.

Por un lado, en la propia Alemania, la Reforma protestante iniciada por Lutero en 1519-1521 acabó con la unidad católica; Carlos se mostró inflexible con los príncipes protestantes, a los que exigió primero que retornaran al seno de la Iglesia (Edicto de Worms, 1521) y derrotó luego en la guerra de Esmalcalda de 1546-1547.

Aunque finalmente se vio obligado a reconocer la escisión religiosa (Paz de Augsburgo, 1555), mientras el Concilio deTrento (1545-63) iniciaba la “Contrarreforma” en el bando católico.

Por el otro, en cuanto a su lucha por la hegemonía en Europa, Carlos V tuvo que enfrentarse como paladín de la cristiandad al avance de los turcos, que bajo el reinado de Solimán el Magnífico ganaron terreno por los Balcanes hasta el corazón de Austria (primer asedio de Viena en 1529 y anexión turca de Hungría en 1 541), al tiempo que el corsario Barbarroja hostigaba la navegación en el Mediterráneo.

Vista de la ciudad de Gante, donde nació Carlos V, y de la catedral de San Bavón, en la que fue bautizado.

Uno de los frentes más cruentos fue el que protagonizó contra el soberano francés Francisco I de Valois (1494- 1547). Su sueño de convertirse en emperador fue abortado por la elección de Carlos V, con quien el monarca francés inició una larga contienda, que duró décadas, y que tuvo como escenario principal la península Itálica.

En liza estaban los territorios italianos y, sobre todo, el ducado de Milán, que entre 1512 y 1535 fue objeto de una lucha feroz, hasta acabar en manos españolas. Para intentar derrotar a Carlos V, Francisco I se alió tanto con los protestantes alemanes como con el “infiel” Imperio otomano.

Las continuas guerras motivaron fuertes dificultades financieras a la corona francesa y un aumento considerable de los impuestos.

En 1555 Carlos V decidió abdicar, agotado y consciente de no poder gobernar ya un imperio tan extenso, y se retiró a un palacio en las inmediaciones del monasterio de Yuste, donde murió en 1558.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com