El origen de las 95 tesis de Lutero

Compartelo con tus amistades
  • 37
    Shares

El origen de las 95 tesis de Lutero en 1517

El 31 de octubre de 1517, el monje agustino Martín Lutero (1483-1546) colgó en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg, en Sajorna, sus célebres 95 tesis, una carta donde criticaba con dureza la venta de indulgencias (la remisión de las penas que los pecadores debían pagar en el purgatorio por los pecados cometidos en vida) por parte del Papado.

Durante la Edad Media, las indulgencias se compraban a cambio de una limosna que la Iglesia empleaba para financiar obras en servicio de la comunidad, como iglesias u hospitales.

 No obstante, con el tiempo, se convirtió en un auténtico negocio que poco o nada tenía de caritativo, lo que provocó la indignación de parte del clero y dio origen a la Reforma protestante.

Estatua de Martín Lutero en Dresde.

Las bases ideológicas esenciales del protestantismo se resumían en las “cinco solas”. Para los protestantes, los principios de la fe se encontraban en las Escrituras (sola scriptura), no en los desarrollos teológicos o dogmáticos posteriores, carentes de base doctrinal en los textos sagrados.

 Además, defendían el sacerdocio universal y rechazaban la existencia de una estructura jerárquica institucionalizada que actuase como mediadora (o se interpusiera) entre el creyente y Dios (solus Christus), puesto que el bautismo hacía a todos los cristianos iguales. De hecho, no solo negaban la superioridad espiritual de los sacerdotes, sino también la del papa y los obispos.

Esta negación respondía a un sentimiento popular que se había ido extendiendo desde el siglo xiv.

Se reprochaba al papa su lujo, a los obispos su absentismo y al clero su escasa formación.

Para Lutero (inspirado por los textos de san Pablo y san Agustín), las obras humanas y las indulgencias poco tenían que ver con la salvación, que era un don de Dios {sola gratia), por lo que tan solo la fe era capaz de salvar al hombre (solafi.de), y dicha salvación únicamente debía servir para glorificar a Dios (soli Deogloria).

Hacia el año 1520, otros reformadores comenzaron a desarrollar y a adaptar las ideas de Lutero en diferentes lugares de Europa.

 En la ciudad de Zúrich, Zwinglio (1484-1531), un humanista cercano a Erasmo de Rotterdam, abogó por cambios aún más radicales: opinaba que los sacramentos debían ser abolidos y que Estado e Iglesia debían ser una entidad única.

Falleció en combate en las guerras de Kappel, el primer conflicto bélico entre católicos y protestantes.

En Estrasburgo, el principal promotor de las ideas reformistas fue Bucero (1491-1551), quien defendió una postura intermedia entre Lutero y Zwinglio. Aspiraba a la reconciliación, o al menos al acercamiento, entre las Iglesias evangélica y católica, y por ello hoy es recordado como un pionero del ecumenismo.

Sopa de letras

Palabras a buscar:

  1. Obras humanas
  2. Pablo
  3. Indulgencias
  4. Salvación
  5. Universal
  6. Agustino
  7. Purgatorio
  8. Comenzaron
  9. Estatua
  10. Papado
  11. Esenciales
  12. Negación
  13. Escrituras
  14. Texto sagrado
  15. Reforma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com