El Calvinismo

Compartelo con tus amistades
  • 23
    Shares

El Calvinismo, su origen y pasos en la historia

Juan Calvino (Jean Cauvin, 1509- 1564) fue el otro gran reformador del siglo XVI. Aunque nació en Francia, desarrolló su actividad principalmente en Suiza, donde llevó a cabo la personal reforma religiosa a la que dio nombre: el calvinismo.

Calvino, influenciado por Lutero y otros reformadores humanistas de la época, como Zwinglio, también creía que la única manera de conseguir la salvación del hombre era mediante la gracia de Dios, pero introdujo un elemento ulterior en el proceso de salvación: la doctrina de la predestinación.

Para él, todo hombre estaba predestinado a la salvación eterna o condenado desde el mismo momento de su nacimiento. Así, el éxito personal en el trabajo o en los negocios era, según Calvino, un signo exterior de la preferencia de Dios, y por lo tanto un indicador de estar predestinado a la salvación.

En 1536, Calvino publicó Institución de la religión cristiana, un tratado teológico escrito en latín donde desarrollaba la manera en la que él entendía que debía llevarse a cabo la Reforma.

La influencia luterana era palpable en el libro, que también recogía los principios de las cinco solas, pero, a lo largo de toda la obra, Calvino insistía en la omnipotencia de Dios frente a la miseria del hombre, perdido desde el pecado original.

El tratado de Calvino fue rechazado por la Iglesia católica y censurado durante el reinado de algunos

Monarcas franceses como Enrique II (1547-1559). En 1541, Calvino tradujo su propia obra al francés; fue la segunda vez que un libro de teología se publicaba en una lengua diferente al latín.

 La obra no apareció publicada en español hasta 1597, gracias a la labor del monje jerónimo Cipriano de Valera (conocido también por ser traductor de la Biblia al castellano), con quien Calvino coincidió en Ginebra. En 1559, Calvino publicó una nueva versión que era una buena muestra de la evolución de sus ideas.

El Monumento de la Reforma se encuentra en Ginebra (Suiza), y reúne a las cuatro principales figuras del calvinismo: William Farel, Calvino,

Theodore Beza y John Knox.

Calvino tuvo ocasión de poner en práctica su visión del mundo en Ginebra, ciudad en la que asumió un verdadero poder político que ejerció hasta su muerte. A pesar de que mantuvo las instituciones establecidas en la ciudad, lo cierto es que logró gobernar en la sombra y ejerció un férreo control sobre las costumbres sociales de la población.

Conformó un consistorio de ancianos y pastores que vigilaba, reprimía y castigaba aquellas conductas que consideraban que estaban fuera de lo que ellos suponían la voluntad divina.

El calvinismo se extendió a partir de la década de 1540 desde Ginebra por el resto de Alemania, Europa central, Escocia, Inglaterra y Francia, donde fue violentamente reprimido. Sin embargo, las ideas de Calvino no hallaron tan buena acogida en España ni Italia, que se mantuvieron fieles al I catolicismo.

Sopa de letras.

Palabras a buscar.

  1. Ginebra
  2. Ancianos
  3. Iglesia
  4. Europa
  5. Pastores
  6. Catolica
  7. Reforma
  8. Inglaterra
  9. Francia
  10. Francés
  11. Escosia
  12. Alemania
  13. Obra
  14. España
  15. Calvino
  16. Luterana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *