¿Cómo era la civilización micénica?

Compartelo con tus amistades

¿Cómo era la civilización micénica?

Resultado de imagen para civilizacion micénica

A PARTIR DEL SIGLO XVI A.C., SURGE en el territorio continental la otra gran civilización de la Edad del Bronce europea: la poderosa civilización micénica. Toma su nombre de uno de sus principales centros políticos y económicos, la villa de Micenas, situada en el Peloponeso.

Y a lo largo de los cuatro siglos siguientes, y hasta su colapso en el siglo xii a.C., impondrá su dominio e influencia sobre toda la cuenca del mar Egeo con la conquista de las islas egeas yjonias, es decir, las cercanas a Anatolia, primero, hasta la conquista de Creta y la creación de establecimientos permanentes en las costas de Asia Menor.

Dos son los ejes sobre los que se articula la nueva potencia de la región. En primer lugar, los centros palaciales, “capitales” de sus respectivos territorios, y entre los que destacan Pilos, Tirinto, Argos, la propia Micenas o Knossos. En segundo lugar, la fuerte militarización de la sociedad, de la que son buena muestra las ciclópeas murallas que rodean esos centros y su expansión a lo largo y ancho del Egeo.

Este expansionismo ha pasado a la historia y se ha hecho célebre gracias, precisamente, a la Ilíada. En ella se narra la gesta épica de los aqueos —que es como llaman las epopeyas homéricas a los griegos continentales- en la expedición de conquista de la ciudad de Troya, enclave que se encontraba en el estrecho de los Dardanelos, ocupando una posición estratégica en el tráfico comercial con el mar Negro.

Buena parte de lo que hoy sabemos sobre la civilización micénica proviene no solo de la arqueología, sino de los archivos de los palacios y de las colecciones de tablillas escritas que en ellos se hallaron.

La sociedad micénica era agrícola

Al frente de la sociedad se encontraba su rey, el wánax, y por debajo de él aparecen dos grupos cuyas funciones, roles y responsabilidades están poco claras, pero que en cualquier caso parecen constituir formas diversas de nobleza: los telestai (¿terratenientes?) y los hequetai (¿enlaces o funcionarios reales?).

La otra figura digna de mención era la del lawagetas, que se cree pudiera ser una suerte de comandante del ejército. Como suele ser habitual, los documentos oficiales apenas nos dan informaciones sobre la vida cotidiana y la composición de la población más humilde.

Desde el punto de vista económico, la sociedad micénica era eminentemente agrícola, y los grandes palacios desempeñaban un rol de concentración y distribución de los recursos. No está claro si toda la actividad económica se hallaba bajo la potestad del palacio o si las tierras y talleres palaciales convivían con un sector “privado”, pero en cualquier caso los recursos obtenidos se concentraban en el palacio, que los drenaba para el mantenimiento del aparato de poder y de las élites micénicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com